Blogia
bibliotecaieselportillo

Textos para temblar...

ROMANCE DEL ENAMORADO Y LA MUERTE

Un sueño soñaba anoche   soñito del alma mía,

soñaba con mis amores,   que en mis brazos los tenía.

Vi entrar señora tan blanca,   muy más que la nieve fría.

—¿Por dónde has entrado, amor?   ¿Cómo has entrado, mi vida?

Las puertas están cerradas,   ventanas y celosías.

—No soy el amor, amante:   la Muerte que Dios te envía.

—¡Ay, Muerte tan rigurosa,   déjame vivir un día!

—Un día no puede ser,   una hora tienes de vida.

Muy deprisa se calzaba,   más deprisa se vestía;

ya se va para la calle,   en donde su amor vivía.

 —¡Ábreme la puerta, blanca,   ábreme la puerta, niña!

—¿Cómo te podré yo abrir   si la ocasión no es venida?

Mi padre no fue al palacio,   mi madre no está dormida.

—Si no me abres esta noche,   ya no me abrirás, querida;

la Muerte me está buscando,   junto a ti vida sería.

—Vete bajo la ventana   donde labraba y cosía,

te echaré cordón de seda   para que subas arriba,

y si el cordón no alcanzare,   mis trenzas añadiría.

La fina seda se rompe;   la muerte que allí venía:

—Vamos, el enamorado,   que la hora ya está cumplida.

En la altura los cuervos graznan,

los deudos gemían en torno del muerto,

y las ondas airadas mezclaban

sus bramidos al triste concierto

 

Algo había de irónico y rudo,

en los ecos de la sinfonía;

algo negro, fantástico y mudo,

que el alma las cuerdas hería.

 

Bien pronto cesaron los fúnebres cantos,

esparcióse la turba curiosa,

acabaron gemidos y llantos

dejaron el muerto en su fosa.

 

Tan sólo a lo lejos, rasgando la bruma

del negro estandarte las orlas flotaron ,

como flota en el aire la pluma.

que al ave nocturna los vientos robaron.

                           Rosalía de Castro

 

INSTRUCCIONES-EJEMPLOS SOBRE LA FORMA DE TENER MIEDO


 

En un pueblo de Escocia venden libros con una página en blanco perdida en algún lugar del volumen. Si un lector desemboca en esa página al dar las tres de la tarde, muere.

  En la plaza del Quirinal, en Roma, hay un punto que conocían los iniciados hasta el siglo XIX, y desde el cual, con luna llena, se ven moverse lentamente las estatuas de los Dióscuros que luchan con sus caballos encabritados

 En Amalfí, al terminar la zona costanera, hay un malecón que entra en el mar y la noche. Se oye ladrar a un perro más allá de la última farola.

 Un señor está extendiendo pasta dentífrica en el cepillo. De pronto ve, acostada de espaldas, una diminuta imagen de mujer, de coral o quizá de miga de pan pintada.

   Al abrir el ropero para sacar una camisa, cae un viejo almanaque que se deshace, se deshoja, cubre la ropa blanca con miles de sucias mariposas de papel.

    Se sabe de un viajante de comercio a quien le empezó a doler la muñeca izquierda, justamente debajo del reloj de pulsera. Al arrancarse el reloj, saltó la sangre: la herida mostraba la huella de unos dientes muy finos.

  El médico termina de examinarnos y nos tranquiliza. Su voz grave y cordial precede los medicamentos cuya receta escribe ahora, sentado ante su mesa. De cuando en cuando alza la cabeza y sonríe, alentándonos. No es de cuidado, en una semana estaremos bien. Nos arrellanamos en nuestro sillón, felices, y miramos distraídamente en torno. De pronto, en la penumbra debajo de la mesa vemos las piernas del médico. Se ha subido los pantalones hasta los muslos, y tiene medias de mujer.

                                                                                              Julio Cortázar

 

 

 

           

 

 

 

 

 

ROMANCE DEL ENAMORADO Y LA MUERTE

Un sueño soñaba anoche   soñito del alma mía,

soñaba con mis amores,   que en mis brazos los tenía.

Vi entrar señora tan blanca,   muy más que la nieve fría.

—¿Por dónde has entrado, amor?   ¿Cómo has entrado, mi vida?

Las puertas están cerradas,   ventanas y celosías.

—No soy el amor, amante:   la Muerte que Dios te envía.

—¡Ay, Muerte tan rigurosa,   déjame vivir un día!

—Un día no puede ser,   una hora tienes de vida.

 

Muy deprisa se calzaba,   más deprisa se vestía;

ya se va para la calle,   en donde su amor vivía.

 

—¡Ábreme la puerta, blanca,   ábreme la puerta, niña!

—¿Cómo te podré yo abrir   si la ocasión no es venida?

Mi padre no fue al palacio,   mi madre no está dormida.

—Si no me abres esta noche,   ya no me abrirás, querida;

la Muerte me está buscando,   junto a ti vida sería.

—Vete bajo la ventana   donde labraba y cosía,

te echaré cordón de seda   para que subas arriba,

y si el cordón no alcanzare,   mis trenzas añadiría.

 

 


La fina seda se rompe;   la muerte que allí venía:

—Vamos, el enamorado,   que la hora ya está cumplida.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres